Agatha Ruiz de la Prada desde Cibeles y Mulberry desde Londres

Desde hace días los diseñadores de moda internacionales comenzaron a presentar sus propuestas para el otoño de este año. Este fin no tuvieron descanso las pasarelas de Madrid y Londres, donde comenzaron sus respectivas semanas de la moda, por cierto, con dos de mis firmas predilectas.

A la pasarela de Cibeles llegó Agatha Ruiz de la Prada. Esta española siempre juega con los colores vivos y un concepto infantil. Quizá diga una aberración para quienes se dedican a esto de la moda, pero a mi me parece la Betsey Johnson ibérica, en una fusión con Marimekko. Bloques y bloques de color combinados con corazones, en una presentación casi siempre  teatral.

Para su nueva colección esta diseñadora nos trajo de todo. Resaltó el volumen en algunos de sus vestidos, LEDs en sus tocados, orejeras, cascos de mineros, mallas plastificadas, terciopelo y minivestidos en telas metalizadas. Predominando el color rosa, azul y  rojo, la española no dudó en experimentar, para el fin de año, con materiales que literalmete envolvieron a sus modelos.

Por otro lado, cruzando el Canal de la Mancha, Mulberry también presentó su colección para el frío del 2011. Con diseños más austeros, me encantaron sus propuestas de telas blocadas, pana y estampados animales (similares a los de Marc Jacobs).  Igual me fascinaron sus botines con calcetas a la rodilla, los vestidos largos y vaporosos coordinados con chalecos tejidos y grandes bufandas, además de sus lindos abrigos con todavía un toque militar.

En su paleta de colores dominó el café, beige, negro y gris, con un par de vestidos en verde (tono que preferí para sus zapatos).

Oh Mundo Cruel, más y más caprichos provenientes de ultramar…