Reminiscense: historias en venta

Siempre es bueno encontrar alguna tienda escondida, que posee secretillos que no vamos a encontrar en cualquier otro lado. Bien sabemos que la gran mayoría de las tiendas Vintage no poseen grandes sorpresas y encontrar una que sí es maravilloso, pero la maravilla de Reminicense no está unicamente en visitar la tienda, sino en saber la historia de esa tienda.

Reminiscense, la tienda de Carmela Ramos es un colage temporal. Cada objeto tiene una carga emotiva única, una singularidad material y emocional. Carmela Ramos es actriz, apasionada y extrovertida como todas las actrices, pero que tuvo la necesidad de encontrar una canalización material de sus emociones para equilibrar la evanescencia de la interpretación. Encontró lo que buscaba en la ropa. O más bien deberíamos decir, en el vestuario: Carmela Ramos no vende ropa para las pasarelas, vende ropa para los escenarios, las puestas en escena en la vida diaria.

El pasillo de entrada que lleva a los altos de Alvaro Obregón 159, parece ser un tunel en el tiempo. Nunca un tunel lineal sino una serie de bifurcaciones que llevan a décadas distintas, y, por supuesto, a personas distintas, a dueños anteriores. ¿Cuanta historia puede guardar un pedazo de tela?

Lo que sí es seguro es que Reminiscense es una tienda para quien tiene una personalidad tan fuerte que soporte el peso de un vestido con historia. Porque siempre se corre el peligro del desequilibrio: puedes terminar comprandote un vestido que te haga desaparecer bajo sus hilos de años, o puedes portar un vestido que desaparezca entre tu personalidad.

Debo decirles que Reminiscence me gustó mucho más luego de charlar con Carmela, entender el concepto lo es todo. Les recomiendo que se acerquen a la tienda y descubran qué tanto se puede hacer por el amor a lo que ya ha tenido vida antes de estar en nuestras manos. Si se pasean por ahí, saluden a Carmela de mi parte.

[gallery link=”file”]