Un tapiz para mi casa nueva

¡Finalmente me mudé! Hay que decirlo, en un principio una mudanza puede ser emocionante, pero realmente es un fastidio. Buscar departamento, lidiar con inmobiliarias, mudanceros y cajas que se abren a la hora de cargarlas. Dolores de espalda, cosas medio perdidas, encontrar gasero, cambiar chapas, etc., etc.

El caso es que después de la tormenta viene la calma, y el ensueño. Pensar en qué cuadros pondrás en qué pared, en qué color le pondrás a la pared aquella al fondo de la sala, qué lugar debe ocupar la cama, clavar, clavar, pintar, pintar, acomodar los pequeños souvenirs de todos los pasajes importantes en tu vida.

Estaba pensando en papeles tapiz, ¿buena o mala idea? Habrá que pensar en muchas cosas, posibles humedades desastrosas para esos casos, las pequeñas y filosas uñas de Lugo y Coco, algún amigo borracho tirando su trago sobre mi pared…Mejor no pensar en esas cosas. Hay días en los que la histeria me invade.

De cualquier modo, pese a mis florecientes dudas he estado echándole un ojo a una página de tapices, Mini Moderns. He de decirles, he encontrado verdaderas motivaciones para aventarme el rollo de tapizar una pared de mi hermoso —más hermoso porque es sólo para mí— hogar.

Aquí mi selección de los mejores momentos de Mini Moderns, me gustan, aunque definitivamente busco algo más cálido para vestir la pared de mi casa: