Y ahora, ¿qué esperar de Chanel con Blake Lively?

Hace unos meses visité París. La “ciudad luz”, como la llaman, es realmente un sueño. Por lo menos sus plazas y sitios históricos. Recuerdo que yo deseaba visitar, además de los lugares más conocidas, la Rue Cambon. ¿La razón? La cuna de la leyenda de Coco Chanel. Luego de una visita panorámica, caminé hacía esta calle.  Es algo así como una diagonal, un lugar común, una calle más que cruza una avenida  importante.

Su banqueta era más estrecha que la de las demás avenidas, el espacio para los autos aún más reducido. Pensaba que me había equivocado.  No, a cada paso me acercaba más a una marquesina  blanca. Por fin, había llegado al número 31 de Cambon. No lo creía. Primero miré sus aparadores, luego eché un vistazo adentro. Estaba intimidada. Me imponía el espacio tal como lo había hecho La Liberté guidant le peuple de Eugène Delacroix, en el Louvre.

Fue precisamente en este lugar donde se llevó a cabo el shooting de Blake Lively para la nueva bolsa de Chanel, Mademoiselle. No sé como olvidé publicarlo en el blog, pero desde principios de mes la página de Chanel News había publicado un video y un par de imágenes de Lively, mejor conocida como Serena van der Woodsen en Gossip Girl. ¿Qué les puedo decir de este material? Las tomas me fascinaron, con una modelo que es muy natural y un detrás de cámaras que parece una película llena de historia y recuerdos de donde trabajara la mismísima Coco.

Les comparto estas fotos y la grabación. Al final, podrán ver como quedaron las ejecuciones finales.

En lo personal, Karl Lagerfeld es un verdadero genio. Lo adoro y si lo conociera estoy segura que me desmayo enfrente de él.