La casa de los sueños de infancia, por fin ante mis ojos

¿Qué niño en el mundo no quiso una casa en el árbol? ¿qué niño con un árbol cercano, un martillo y un par de tablas que sacó de la basura no intentó construirse un refugio alto, donde ni los padres, ni los perros, ni los peores enemigos pudieran entrar? Todavía recuerdo haberme robado un par de tablas de la carpintería y un número 9 dorado que clavé despiadadamente al árbol.

Al parecer Horace Burgess se rehusó a renunciar a su sueño de niño y luego de 14 años nos presenta el sueño de todo amante de la naturaleza (aunque no muy respetuoso): una mansión en un árbol, de varios pisos de altura con corredores exteriores, etc. En total 30 metros de altura en construcción.

Sé bien que esto no es precisamente el tipo de post que pongo en OhMundoCruel! pero esta casa sí logró sacar toda una serie de sueños infantiles/aventureros del pozo profundo de la infancia.

Aquí las fotografías: