El nuevo Angel de Thierry Mugler

Thierry Mugler es un nombre quizá no muy familizarizado con nuestra generación. Por lo menos yo lo recuerdo mas bien por los libros de historia de la moda, además de los modelos inspirados en su estética que mi mamá llegó a usar cuando iba por mí a la escuela: grandes hombreras, cintura marcada, colores brillantes.

En el 2008, la cinta Sex and the City, adaptación de una de las series de HBO más vistas, nos hizo recordar a este diseñador. Samantha Jones, uno de sus personajes, usó para el filme una de las piezas iconicas de Mugler: un entallado saco amarillo, con cuello asimétrico de la temporada otoño invierno de 1988. Y es que el diseñador francés fue uno de los que animó la década de los 80 con el mood de la mujer ejecutiva.

Al diseñador también lo recuerdo por su fragancia Angel. De éste supe cuando leía un libro sobre belleza. Su anuncio era la clara representación de los primeros años de los noventa, lujo en todos los sentidos. Su embajadora fue Estelle Lefébure, aunque luego la reemplazaría la top model de la época, Jerry Hall.

A Hall le siguieron otras, que ya no fueron el icono que representó la ex de Mick Jagger.  Pienso que sólo Naomi Watts se acercó a la mujer que Mugler quería para su perfume. Ahora, Eva Mendes toma este lugar. No es que no me agrade, estuvo bien para la publicidad minimalista de Calvin Klein, pero para Mugler… no sé, no me acostumbro a que encarné el ideal de Angel. ¿Ustedes sí creen que le va bien?