Adiós, adiós, Amy Winehouse

El sábado nos enteramos de la muerte de Amy Winehouse. Conocí la noticia vía Twitter, para después confirmar la información en los medios electrónicos. Según la primera información, ella fue encontrada muerta en su casa de Londres en las primeras horas del sábado. Las causas de su muerte aún se desconocían, aunque todos sospechaban de una sobredosis.

Mi primer disco de Winehouse fue Frank. Me lo regalaron en el intercambio de fin de año de la oficina. Ya me sabía las canciones de Back To Black (2006), aunque no tenía el disco físico. Este primer trabajo, un tanto menos comercial, me hizo comprar su segundo cd, pues pensé que valía la pena tenerlo como un objeto de colección (aunque lo encontré en Mix up a la mitad de su precio original). De Frank, amaba cantar “ I Heard Love Is Blind”, y de Back To Black mis favoritas eran “You Know I’m No Good” y “Tears Dry on Their Own”.

Fue triste revisar todos los comentarios sobre su muerte: que las drogas habían acabado con su carrera, que no tenía talento, que se convertiría en una leyenda debido a las circunstancias. Para mí, pesaba más su talento y espíritu creativo.  Ella tenía la habilidad de que me quedara quieta tan sólo escuchando su voz, pero también de ponerme a bailar y sentirme en otra década.

Con el cabello lleno de crepe, ojos delineados en negro, minivestidos a los 60’s y zapatos altísimos, adoraba verla bailar junto con sus dos coristas vestidos en traje y corbata.

Fue un fin de semana lleno de nostalgia, de recordar sus canciones y lo que viví con ellas. Quisiera hacerle un tributo, un reconocimiento a su corta pero significativa carrera. Dejando la fotografías menos favorecedoras de Winehouse para los sitios que venden puro morbo, me gustaría recordarla con las siguientes imágenes de Hedi Slimane.

Igualmente, no dejen de checar el programa especial que tiene preparado Ibero 90.9 este miércoles a las 20 hrs. y de escuchar todo el día sus dos discos.