Lo quiero de encaje


Desde siempre feminino, el encaje se torna un tejido para ser llevado en nuestras garments exteriores, simplemente ¡me encanta!, ¿las razones?:

No sólo nos da un aspecto romántico, si miras bien, es un material que se adapta a todos los estilos: desde el coservador, moderno, sexy hasta el rocker, pues en una misma prenda, revelas un poco de piel o puede llevar un fondo a manera de contraste.

En las pasarelas recientemente lo he encontrado en bolsos y zapatos como los diseños de Louboutin, Dolce & Gabbana y Lanvin, en vestidos, faldas, medias; en blanco, negro, nude o colores intensos.

El encaje artesanal requiere interminables horas de trabajo y muchas manos expertas, lo que explica su elevado precio, lo cual ha interesado a las firmas de lujo, que la ubican de vuelta a sus raíces en la artesanía, como el guipur, es el encaje más preciado de todos; se elabora al aire sobre los hilos, con torsiones que tienen su origen en técnicas a mano.

Me voy, no sin antes dejarte varias prendas donde el encaje es el protagonista: