Los bellos aretes de Borla, cortesía de Feist

Como ya les había dicho, el nuevo disco de Feist me tiene hipnotizada. Desde aquel Let It Die, a mi corazón se le formó un coágulo de secreta complicidad con la voz, las melodías y sobre todo con el discurso de Leslie Feist.

Estoy emocionadísima por su visita a nuestra querida capital el próximo 12 y 13 de diciembre en el Teatro Fru-Fru, el foro más kitsch de la ciudad. Es por eso tal vez que al ver su presentación en “Kimmel” una serie de mariposas, tripas, o emociones se revolvieron en mi panza.

Me muero por verla en vivo, muero por ver qué usará ese día. Por cierto, me encantó ese pendiente guinda que trae en el video, y me gustó tanto que les hice este pequeño tutorial para que se hagan uno ustedes mismas: