Lo que debes saber antes de ir a una cita

Es jueves, casi viernes lo que significa: ¡noche de citas! Aunque también estamos más cerca de la mitad del “nuevo milenio”, no podemos negar que toda la semana trabajamos por la tarea más importante de nuestras vidas >>> encontrar al amor de nuestras vidas. Ya, al menos, dejamos de creer que iríamos cantando por el bosque de Chapultepec y un príncipe azul llegaría en su Mini Cooper blanco para enamorarse de nuestro bob dorado.

Son tiempos de Tinder, OkCupid y por qué no: Grindr. Es mucho más sencillo en el ciberespacio, porque desde que la economía se enfocó en ser una niña 15 años con déficit de atención y nos pide que trabajemos más para sobrevivir; no tenemos que movernos por toda la ciudad para tropezarnos con los chavos que marcarán el ritmo de nuestros corazones.

Después de todo lo que implica conocerse por Whatsapp -suerte si llegaste a esa etapa-, llega lo mejor que es conocerse en persona… o mejor dicho, agendar una cita.

Ten en cuenta lo siguiente para no crear un oso del tamaño de Brasil.

El lugar: escoge el lugar de acuerdo a tu apetito o gusto. Atrás quedaron los días en los que él reservaba el restaurant. Los hombres están dispuestos a esta aventura y además te evitas considerarlo “básico” sin antes darle un beso.

El menú: ordena lo que te apetezca comer al momento. No me refiero a cantidades bárbaras de comida, sino del platillo que más te llame la atención. Lo impresionarás más con esta determinación que tratando de imitar sus gustos.

El celular: olvídate del celular hasta haberte quitado los zapatos en tu cuarto. NO, no puedes tenerlo en modo vibración. Todo lo positivo de no estar encadenada a lo que vive pegado en tu mano ya lo sabes.

La cuenta: puede que en tiempos modernos nos toque dividir la cuenta. ¡No te asustes! Cuentas claras conservan amores y no quiere decir que tu chavo sea un tacaño o esté poco interesado, es la mejor forma de decir: en esta relación todo será 50/50… ¡al menos mientras se hacen novios! ;)