5 hábitos que envejecen tu piel

Peni

Si hay algo que hago todas las mañanas, sin falta, es verme al espejo detenidamente, creo que más allá de vanidad es una manera de cuidado personal, desde muy pequeña siempre he tenido grandes espejos en mi cuarto, y una de las partes más importantes de mi rutina diaria es observar con cuidado mi cuerpo, revisando que no haya ninguna anormalidad, ningún incremento en mi peso (lo acepto) y por último revisando que la madre naturaleza no haya decidido castigarme con mi primera arruga. 

Aunque si me preocupa la aparición de estos signos de la edad, soy súper admiradora de las mujeres que envejecen con dignidad, sin temor y que muestran con orgullo sus arrugas y su nueva forma de belleza, mujeres como Audrey Hepburn, que se mantuvieron hermosas y naturales hasta el último día que estuvieron sobre este planeta; por el contrario me parece terrible las mujeres que sucumben ante procesos quirúrgicos o inyecciones de botox, deformando su rostro, algunas ya ni se parecen a la persona que solían ser.

Con todas estas cosas en mente les escribo este artículo para que cuidemos nuestra piel de la degeneración mientras aun estamos a tiempo:

5 hábitos que envejecen tu piel

1. Estrés.

La capacidad que tiene el estrés para dañar nuestro organismo es asombrosa, depresión, cáncer y muchas más enfermedades han sido relacionadas directamente con la cantidad de estrés a la que está sometida una persona en su vida diaria. Estar bajo esta presión constante debilita tu sistema inmunológico, te hace más susceptible a sufrir enfermedades cardíacas y disminuye notablemente tu bienestar general, creando esas arrugas de preocupación o de vejez que todas conocemos y tememos.

 

2. Fumar.

Esto no debería de ser una sorpresa para nadie, desde hace mucho es conocimiento general que el fumar tabaco te causa más daños de los que puedas imaginar. Cada vez que inhalas el humo de un cigarro estas introduciendo a tu cuerpo una gran cantidad de toxinas y agentes carcinógenos, estas sustancias dañan tus órganos, incluyendo por supuesto el órgano más grande de tu cuerpo, la piel, y no sólo eso, cada vez que tomas una fumada de tu cigarrillo estas realizando una acción de succión, para lo cual se necesita el trabajo de los músculos de tu boca, ya que está acción es muy repetitiva entre los fumadores, crea desgaste, formando arrugas alrededor de tu boca .

3. No usar protección solar.

Aunque la exposición a los rayos solares es necesaria para nuestra salud ya que estos transforman el colesterol y ergosterol en vitamina D, estos también son una de las principales causas en el envejecimiento rápido de la piel. En la rutina diaria de cualquiera debe de estar el uso de protector solar, ya sea en una crema hidratante con SPF o en un producto aparte, el uso rutinario de estos productos previene las arrugas y las manchas solares. Los protectores solares deben de usarse todo el año, no sólo en el verano, ya que los rayos UV también están presentes en el invierno, aunque no los sintamos tan fuerte.

Otro aliado son los lentes de sol, estos protegen nuestros ojos de los daños que se puedan causar por los rayos UV, la piel de nuestros parpados es muy delgada y delicada, así que hay que darles una protección extra para frenar un poco su degeneración. Aparte de esto, los lentes de sol también ayudan a mantener la salud de nuestros ojos.

4. Consumo de azucares.

El consumo masivo de azucares no sólo es dañino para tu figura, sino que también afecta directamente a tu piel. Investigadores han descubierto que a través de un proceso natural llamado glicosilación, el azúcar que se encuentra en tu torrente sanguíneo se adhiere a las proteínas para formar nuevas moléculas dañinas llamadas Productos de Glicosilación Avanzados (AGEs por sus siglas en ingles). Mientras mayor sea tu consumo de azúcar, mayor será la presencia de AGEs, estas nuevas formaciones atacan proteínas como el colágeno y la elastina, las cuales son encargadas de mantener la piel firme y elástica.

5. Posiciones para dormir.

Debo confesar que cuando leí sobre la relación que hay entre la manera en que dormimos y las arrugas, decidí escribir esta nota, hasta hace un par de días dormía muy cómoda en las noches, mi mayor preocupación era que no se me saliera un pie de las cobijas y se congelara en la noche, pero todo eso ha cambiado, recientemente aprendí que las posiciones en que duermes puede predisponerte a tener arrugas en el rostro. Dormir en ciertas posiciones puede propiciar las arrugas debido a la cantidad de fricción y a las marcas que se crean con la almohada en tu cara a lo largo de la noche. Dormir de lado puede generar arrugas en el mentón, pómulos y en el pecho, mientras que dormir boca abajo genera arrugas en la frente. Lo recomendable es dormir boca arriba, o con fundas de almohada de seda que son mas gentiles con nuestro preciado rostro.