El neón llegó a tus uñas

Héctor Brindis

Tengo que aceptarlo, últimamente uso el neón a la menor provocación, pero siempre hay que recordar que los detalles hacen al outfit. Así que hoy te presentaré los pasos para hacer unas uñas neón únicas, pero sobre todo muy artísticas.

Para lograr el efecto “salpicado”, es necesario recordar aquella técnica aprendida durante los primeros años escolares: soplar la pintura a través de un popote. Sí, es laborioso, pero el resultado lo vale.

Necesitas cuatro esmaltes; dos de color, uno blanco (que será la base) y transparente, además de un popote, un plato de papel o de plástico, tijeras, acetona y cinta adhesiva.

Pinta tus uñas con el esmalte base (por supuesto puede ser cualquier otro tono diferente), déjalas secas y después pega alrededor de cada uña pedazos de cinta adhesiva para protegerlas de la pintura.

Luego, corta el popote por la mitad, coloca unas gotas del esmalte de color sobre el plato, empapa el extremo del popote y sopla con fuerza la pintura sobre tu uña. Repite esta operación en cada una de las uñas y déjalas secar.

Con el segundo color tendrás que hacer exactamente lo mismo, únicamente deberás utilizar la otra mitad del popote, para que no se mezclen los esmaltes. Una vez que se haya secado esta capa, retira la cinta adhesiva y la pintura que quedó fuera de las uñas. Por último aplica el esmalte transparente.

Y listo. Unas uñas neón que todos querrán detenerse a mirar.