Raíces arcoíris

Héctor Brindis

Cuando creí que el tinte del cabello nunca se iba a poder quitar tan fácil como si fuera maquillaje, el estilista británico Kevin Murphy encontró una práctica y asombrosa solución.

Murphy tiene una larga experiencia como diseñador de estilo para diversas ediciones como Vogue, Harper»s Bazaar, Vanity Fair y GQ, incluso trabajó en la super producción Moulin Rogue, este tiempo de quehacer entre tintes y cosméticos lo llevaron a crear su marca de productos, y entre los que recientemente lanzó al mercado hallé Color Bug.

Es un pigmento que no sólo se retira al lavar el pelo, sino que también se aplica fácilmente y sin complicaciones; se trata de una especie de base compacta que se fija frotándola sobre el cabello después de haber puesto spray o gel.

Y no sólo eso, dependiendo del producto que se utilice debajo del tinte será la intensidad del color, ya sea naranja, rosa o púrpura.

In-creí-ble.

En seguida el mismo Kevin Murphy explica son detalle cómo aplicarlo -pensé que únicamente funciona con melenas rubias, pero en el video demostrativo, incluso muestra cómo luce en cabelleras más oscuras-.

Para adquirir uno hay dos maneras, en sus salones y tiendas, que tristemente por ahora no hay en México, o en e-Bay, donde los encontré.

Hablando de tintes, en el lookbook de la línea Pink Lady de LUV AJ, vi que como parte del estilismo el cabello lleva teñidas las raíces en rosa. ¿Acaso estamos frente a una nueva tendencia?


Sin duda lo intentaría siempre y cuando tenga un Color Bug con la garantía de que el color dure sólo durante la fiesta.