Cámara Nikon de madera

Peni

Desde muy temprana edad mostré un interés muy grande en la fotografía, aún antes de que diera mi primer disparo a alguna cámara, disfrutaba pasar horas viendo los álbumes de fotografías de mi mamá. Me encantaba ver esos momentos de la vida de mi madre que eran desconocidos para mi, conocer a sus amigos y los lugares que visitó a través de imágenes.

Mis papás se dieron cuenta de que mi interés por la fotografía cada vez crecía más, por lo que a la edad de 5 años, tuve mi primera cámara, era rosada, de Barbie y funcionaba con rollos. Dentro del regalo venían 10 rollos de 36 fotos que debían durarme al menos un mes, pero con la emoción me los gasté en menos de una semana, y les pedí que los revelaran y que me compraran más. Creo que en algún momento se arrepintieron de darme ese regalo, porque era un pasatiempo muy costoso para una niña de 5 años.

Mi fascinación por las cámaras sólo ha aumentado con el pasar de los años, por lo que siempre estoy al pendiente de cualquier noticia del tema, sobretodo me interesan las que tratan de diseños poco convencionales de cámaras, como el que descubrí hoy realizado por los franceses Cesar Sebouhian y su padre, dos grandes entusiastas de la fotografía, que prefieren la madera al metal.

Estos crearon un hermoso estuche de madera para guardar las cámaras pequeñas point&shoot, que les dará un look vintage y único.

El caparazón de madera permite utilizar varias funciones de la cámara desde el estuche, y al resto se pueden acceder abriendo un compartimiento trasero.

Si pudiera lo compraría sin pensarlo dos veces, está genial.