DIY: Cuellos y collares

Héctor Brindis

Puesto que los cuellos-collares se han convertido en el accesorio de la temporada, y tristemente he encontrado muy pocos en las tiendas, me pregunto, ¿por qué no hacer uno a mi estilo y presupuesto?

En internet abundan las opciones para hacerlos nosotras mismas, hallé tres alternativas que me parecieron increíbles, además e que no se necesita mucho material.

Cuello de tachas

Lo he visto últimamente en algunas blusas y estas prendas suben de precio nada más por tener estas aplicaciones de metal, las cuales son muy fáciles de conseguir y de poner. Hay quienes las conocen como estoperoles, se consiguen en mercerías en el centro de la ciudad y tiendas de manualidades.

Lo único que tienes que hacer es atravesar la tela con los picos y doblarlos para asegurar el adorno con unas pinzas. Puedes hacer un bosquejo mental para imaginar como irán acomodados, la cantidad depende de tu idea. En este caso van alineados dejando un pequeño espacio entre uno y otro; comienza con tres filas y cuando la anchura del collar comienza a disminuir, empezar a hacer filas de dos.

Otro tip es que inicies en con la parte delantera del cuello, ya que si te quedas sin decoraciones la parte delantera quedará cubierta.

Cuello de tela

Para lograr este cuello, que por cierto es de los más sencillos, pero se necesita sacrificar una blusa vieja  de cuello o comprar una que sea barata, pues lo que nos interesa es separar el cuello de la blusa, puedes elegir una camisa estampada.

Además de aguja, hilo, tijeras y un broche o botón interesante.

Comienza por un lado de la camisa para recortarlo justo por debajo de las costuras para que no se deshaga. Retira el exceso de hilos que queden.

Con la aguja e hilo  pega el broche arriba del ojal asegúrate que quede fijo, el objetivo es que no se vea el botón original de la camisa.

 Cuello Dorado

Ideal para agregar un toque casual a tu atuendo.

Necesitas cuero metalizado de imitación, se consigue en tiendas de telas, un plato para pastel, un pica hielo, cadena dorada, argollas para cerrar la cadena, hilo, aguja, lápiz, tijeras y un folder viejo.


Para la plantilla; sobre el folder dibuja un círculo con ayuda del plato, luego una línea horizontal que divida en dos el círculo por la mitad, después traza  otra línea vertical, toma como referencia esta segunda línea para dibujar una curva; a partir del punto donde se une con el círculo dibuja dos líneas apuntando hacia abajo en un ángulo de 45 grados -esta será la forma del cuello-. Tomando como referencia la línea horizontal deja un espacio entre el círculo de media pulgada y después haz una curva para que se una con las líneas, como en el ejemplo. Recorta el molde.

Después, en la parte posterior del cuero traza la plantilla, recorta las piezas del collar, deben ser dos. Con el pica hielo, perfora la parte estrecha del cuello, en las dos partes. Recorta la cadena dependiendo del tamaño que desees y pasa un eslabón por una de las perforaciones que acabas de hacer, al final coloca un broche. Hazlo mismo con las dos partes. 

Únelas con el hilo.