Sugerencia del día: Hospedarse en un hostal

Héctor Brindis


No es que haya hecho muchos viajes, pero en los que he tenido oportunidad de hacer al extranjero, generalmente me he alojado en algún Bed & Breakfast, puesto que son sitios donde aparte de contar con lo indispensable, lo más importante, creo yo, es que se conoce a muchísima gente.

Como cuando viaje a Vancouver y conocí a Pau, nos tocó dormir en el mismo cuarto durante todo un verano, de inmediato hicimos clic, nos dimos cuenta que éramos las únicas mexicanas entre argentinos, españoles y chilenos. Desde la primera noche ya me había contado casi toda su vida y el drama en el que se encontraba sumergida con Chris, su crush en aquella época.

En fin, desde entonces Paulina y yo hemos sido amigas, todo gracias a ese hostal en la costa de Canadá que hizo que coincidiéramos de entre todas las personas del mundo.

El caso es que hace poco caminando sobre Mazatlán, en la Condesa, descubrí un nuevo Bed & Breakfast, la verdad es que me detuve, pues el nombre captó mi atención y en cuanto entré, miré la decoración y el diseño. Me llevé una grata sorpresa.

Se trata del hostal La Buena Vida y tiene ese aire mexicano, pero mezclado con elementos kitch. Predominaban los bloques de color y en algunas paredes había enormes estampados aludiendo a las calaveras de Día de Muertos.

Además para quienes decidan visitar la ciudad de México para empaparse de cultura por varios días, a unos pasos hay infinidad de restaurantes, cafecitos, bares y tiendas, incluso es fácil llegar al Museo de Antropología, al MOMA, al centro histórico donde se encuentra el Templo Mayor y La Catedral.

En seguida les dejo algunas fotos del lugar:

Por cierto, las tarifas y servicios están en su página.