DIY: Exfoliante de lavanda para que consientas a tus pies

Peni

Los pies siempre son olvidados (pobrecillos), la mayoría de nosotras no mostramos consideración o gratitud hacía ellos y eso que hacen tanto por nosotras. Nuestros pies soportan todo el peso de nuestro cuerpo, que puede llegar a ser bastante, ellos están incómodos y acalorados la mayor parte del día metidos en nuestros zapatos y ni siquiera quiero comenzar a hablar de los tacones, pero tengo que hacerlo.

Este tipo de zapatos son un mecanismo de tortura inventado en los tiempos helénicos por razones que no podríamos entender ahora, a medida del tiempo se han vuelto un símbolo de elegancia y una ayuda para las personas que no fueron dotadas con el gen de la altura. A lo que voy con todo esto es que usar tacones es súper incómodo y quien diga que no, es de esas que sonríe mientras sufre por dentro.

El uso de tacones no sólo causa dolor inmediato, también puede causar deformaciones en los pies y la columna, nosotras las fashionistas obviamente sufrimos de todo esto ya que nos encanta montarnos sobre los tacones más altos y extremos que podamos encontrar.

En modo de agradecimiento por su eficaz trabajo y por su aguante al dolor, siempre trato de consentir a mis dos extremidades inferiores con largas sesiones de pedicure casero, para mi el paso más importante es la exfoliación. Haciendo esto una vez a la semana, tendrás unos pies mucho más suaves y bonitos.

He escogido la lavanda no sólo por su exquisito aroma, sino porque tiene propiedades hidratantes y propicia la regeneración de la piel, por lo que podrán sentir la suavidad en sus pies cuando terminen de aplicar el tratamiento.

Necesitan:

Azúcar.

Ramas de lavanda.

Aceite de Oliva.

Un recipiente.

Lo que tienen que hacer es mezclar todos los ingredientes y guardarlo en un envase con tapa.

Para aplicarlo, pueden remojar sus pies en agua caliente o simplemente usarlo después de salir de un baño largo, agarren una cantidad considerable del scrub y froten suavemente sus pies por un par de minutos (no hay necesidad de sentir dolor), les garantizo que se relajarán por el masaje y por el olor de la lavanda.

Si realizan este procedimiento todas las semanas en un mes van a tener unos pies de bebé.