Andy Warhol: Su fundación subasta sus obras en pro de las Artes Visuales

Héctor Brindis

Recuerdo el día que me mudé fuera de casa de mis padres. Había terminado de empacar casi todo. Hice una clase de inventario de todas mis pertenencias. Me llevó semanas. Tenía que decidir qué conservar, qué llevar a mi nueva casa y qué donar a la caridad. Fue como haber tenido que dividir mi historia en pedacitos y organizarlos uno a uno para emprender el vuelo hacia mi vida independiente. Recuerdo que mamá entró a mi vieja habitación sosteniendo una charola en la que llevaba una tetera y dos tazas. Se quedó mirándome desde la puerta y me preguntó: «¿Estás segura de esto?». Yo lo estaba , sólo que me encontraba un poco abrumada por tantos recuerdos. Asentí. Ella vino y se sentó a mi lado. Tomamos té mientras terminábamos de guardar todas mis cosas.

Recordé todo esto por que hace unos días desempaqué la última caja. Hace ya tiempo que me mudé, pero, por alguna confusión, la caja había quedado olvidada en el pequeño armario para escobas. Todavía estaba cerrada con cinta canela. Al abrirla, me llevé una gran sorpresa. Incontables recortes, algunos libros, dibujos, páginas de revistas y periódicos arrancadas me transportaron en la memoria a mis años de universidad. Todos estos trozos de imágenes tenían algo en común: pertenecían a la obra (o tenían influencia) de uno de mis artistas favoritos, Andy Warhol.

En ese entonces mi euforia por la obra de Warhol era descomunal. Incluso utilizaba algunas t-shirts con imágenes de su creación estampadas. Tenía la fiebre del pop-art de los 60’s.  De hecho, aún no me curo del todo; de la puerta de mi recámara cuelga una imitación de la famosa ilustración de una banana que fuese la portada del primer LP del grupo «The Velvet Underground» hace más de 40 años, y que pasaría a la historia como un ícono del arte pop.

 

The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts y la famosísima casa de subastas Christie’s, acordaron a mediados de este año, subastar las obras del artista en pro del desarrollo de las Artes Visuales. Incluso, se dice que se ofertarán obras nunca antes vistas.

Imagino perfecto una escena conmigo como protagonista en el Rockefeller Center: «¡Retrato de Edie Sedgwick a la una! ¡Retrato de Edie Sedgwick a las dos! ¡Vendido a la señorita con la playera de Marilyn Monroe!»…

Ni hablar. Por el momento esto sólo se quedará como un sueño.

En el evento se subastarán fotografías, obras impresas y pinturas, en un rango de entre $2,500 hasta $1,500,000 (sí, dólares), y será posible ofertar  en persona, desde luego, por teléfono, y hasta por  Christie’s LIVE™, la plataforma para ofertar en vivo y online. Si quieren ver información de interés sobre este artístico proceso de venta, vayan a este sitio.

Aquí les dejo una breve galería del trabajo de Andy Warhol. Algunas de estas obras estarán subastándose en Christie’s. ¿Cuánto estarían dispuestas a pagar?

Lo que daría por poder ir a Nueva York, ciudad en la que tendrá lugar este acto, para al fin cambiar el viejo póster que adorna mi puerta por una obra original de Andy Warhol. ¡Oh Mundo Cruel!