Celebrando el icónico accesorio de Hermés

Héctor Brindis

El fin pasado fui libre, y sin nada que hacer en la calle tuve un maratón de Mad Men en la sala, debido a su estilo visual, guión y actuaciones ha sido una de las últimas series más aplaudidas a nivel mundial, pero precisamente el estilismo y vestuario a cargo de Janie Bryant han capturado a millones, esa estética neoyorkina de los sesentas me ha atrapado.

No hace falta decir que los atuendos y maquillaje me parecen sorprendentes y una parte fundamental para brindar credibilidad histórica a la serie, en un capítulo que vi, la actriz Jessica Paré como Megan Calvet usó un foulard en la cabeza para detener su cabello. En ese momento pensé wow todo está regresando; aquel look de las mujeres de clase alta de los años cincuentas y sesentas se está convirtiendo en una tendencia muy fuerte, basta nombrar a Lana Del Rey –otra vez- con su aire a Jakie O en “National Anthem”.

Pues a pesar de que la casa francesa Hermès lanzó al mercado su accesorio icónico, el foulard, scarf, carré o pañuelo en 1937, fue en décadas posteriores cuando fue adoptado por las celebridades del cine y personalidades públicas para agregarlo a sus vestimentas.

Ahora recordemos a Audrey Hepburn, Grace Kelly, Jackie O, Sharon Stone, Susan Sarandon en Thelma & Louise, incluso a Michelle Williams como Marilyn Monroe, con alguno de los más de 2 mil modelos de pañuelos Hermès que han sido diseñados por 150 artistas de todo el mundo, convirtiéndolo en un símbolo de poder femenino y elegancia.