Celebrating difference

Maria

El 8 de octubre, Topshop sacó una línea de tatuajes temporales en color dorado bajo el lema “celebrating difference“.

Lo especial acerca de estos tatuajes es que asemejan pecas, estrías, cicatrices , lunares y marcas de nacimiento en diferentes formas y tamaños, todas en color dorado.

El propósito de la campaña es impulsar a las mujeres a celebrar esas marcas que las diferencian del resto, tomar esas características de su cuerpo que la sociedad les señala como defectos y volverlas su accesorio más elegante.

De nuevo, los usuarios de redes sociales tomaron la batuta y señalaron a Topshop específicamente por esta planilla de tattoos:

En la cual se muestra lo que pudieran ser cicatrices o, bien estrías en el característico color dorado de la colección.

¿La queja? Que las cicatrices se asemejan a las que le quedan a las personas que practican el cutting o automutilación (selfharm); entonces, Topshop está siendo acusado de intentar glamourizar y lucrar con tan terrible situación.

La firma se ha visto obligada a responder ante estas acusaciones y asegurar que la intención jamás fue burlarse, glamourizar ni mucho menos incitar a sus clientes a practicar el selfharming.

De nuevo creemos que en un proyecto cuya intención desde un principio fue la de impulsar a las mujeres a que dejen de ocultar aquello de lo cual la sociedad las hace sentirse avergonzadas, se encontró la manera de satanizar una parte de ello de manera casi absurda.

Estrías o cicatrices, muchas de las personas que han llegado a caer en el selfharming y después dejan de hacerlo, se ven obligadas u orilladas a ocultar las marcas por vergüenza o temor a ser criticadas o señaladas, ¿cierto?

Esperemos que en un futuro no lejano se nos quite el mal hábito de buscarle lo malo y lo ofensivo a todo y procuremos de verdad enfocarnos en lo positivo de la situación, tanto en este caso como en el ya mencionado show de Valentino, por mencionar un par.