DIY: Diseña con cloro

Mell

Llegó el fin de semana y me encanta aprovechar el tiempo libre. Encontré esta idea súper fácil de llevar a cabo y que me viene como anillo al dedo, ya que tengo varias blusas muy simples a las que no les vendría mal algo de decoración, y qué mejor que aprovechar la oportunidad de crear una pieza única, diseñada a mi gusto, y lo mejor: por unos pocos pesos.

Es un proyecto muy divertido y de seguro amarás escoger tu diseño o frase.

Todo está súper fácil de conseguir. Se necesita blanqueador (cloro), un pincel fino, un recipiente de vidrio o cerámica, una toalla blanca o vieja, gis blanco, un pedazo grande de cartón y una blusa negra de algodón que ya tengas. (Si la compras escoge una sencilla; como esta).

Ten cuidado porque el cloro es tóxico y dañino para la piel, así que no lo hagas si hay niños cerca. Protege tus ojos, tus manos y usa ropa vieja al hacerlo, por si se mancha. Si tu piel es sensible usa guantes.

Para empezar coloca un pedazo de cartón dentro de la blusa, para tener una superficie plana donde dibujar el diseño, además esto evitará que el cloro se pase a la parte de atrás de la blusa y la manche.

Con el gis, dibuja tu diseño.  No te preocupes si tienes que borrarlo un par de veces y arreglarlo, el gis se borrará cuando laves la blusa al terminar. Después, asegura la blusa al cartón doblándola por debajo o prensándola con clips o ligas para que no se mueva mientras pintas.

En el recipiente, coloca el blanqueador sin diluir, y ten a la mano una toalla para limpiar cualquier derrame.

Ahora para hacer permanente el diseño, toma el pincel y sumérgelo en el cloro, ten mucho cuidado de escurrir el exceso en la orilla del recipiente para que no gotee ya que esto puede manchar la blusa.

Con pinceladas firmes, traza sobre el gis. Para mejores resultados te recomiendo recargar el pincel cada 5 cm más o menos. Ten paciencia y trabaja con calma, la tela absorberá rápidamente el líquido y verás tu diseño aparecer cuando la tela se aclare.

Al terminar de trazar el diseño, si hay partes disparejas puedes repasarlas. Una vez que estés contenta con el resultado, pon la blusa bajo el sol; esto hará que el blanqueador se procese mejor.

Dependiendo del contenido de algodón de la blusa, el color irá de negro a rojo oscuro, luego a naranja y rosa hasta llegar al blanco. Para finalizar, enjuaga y lava a mano tu blusa y cuélgala para secar.

Tu diseño ahora es permanente, y es seguro lavar tu blusa con colores similares. Lista para usarse.

¡Las posibilidades son infinitas!