DIY: Floreros pintados

Mell

Para sentirme a gusto y un poco más contenta siempre me ha gustado decorar mis espacios, ya sea mi recámara, sala o comedor, me parece que son los detalles lo que le dan carácter a una habitación y que sin esos detalles los lugares se ven tristes o aburridos.

Esta debe ser la transformación más rápida, fácil y barata que he encontrado en mucho tiempo, así que empieza a guardar tus botellas de aceite de oliva, salsa, mayonesa o hasta las botellas que se van a la basura después de las fiestas, ya que después de dedicarles algo de tiempo pueden terminar siendo una decoración central para tu casa.

Únicamente se necesitan botellas de distintas dimensiones y alturas, pintura acrílica del color que prefieras, y guantes de plástico. (Asegúrate de hacer esto con ropa que pueda mancharse sin causarte una crisis nerviosa.)

Te sugiero comprar pintura de un color intenso, y una pintura blanca para mezclarlas y crear diferentes tonalidades del mismo color. También puedes comprar varias pinturas de colores complementarios.

Primero, quita la etiqueta de las botellas. En mi experiencia, la mejor manera de quitar los residuos de las etiquetas es con aceite de cocina y una fibra para lavar trastes.

Después, ponte los guantes y coloca un poco de la pintura acrílica dentro de la botella (si es muy espesa, puedes diluirla con un poco de agua), girala lentamente y muévela en todas direcciones hasta que la pintura cubra por completo el interior de la botella.

Para quitar el exceso de pintura, pon las botellas boca abajo por una media hora sobre una hoja de papel, después voltéalas, deja secar por uno o dos días y ¡listo! un makeover facilísimo con resultados espectaculares.

La pintura acrílica se vuelve resistente al agua al secar, aunque flores artificiales o de papel son una excelente opción también.

¿Buenísimo, no? Que no se diga que el presupuesto limitado es un pretexto para abandonar la decoración del hogar.