DIY: Flores de estambre

Mell

Hace unos días compartí una manera muy fácil de transformar botellas y frascos en lindos floreros de colores. Pues bien, hace unos días me topé con unas flores de estambre que serán el complemento perfecto para mis nuevos floreros.

Yo creo que definitivamente no hay nada mejor que las flores naturales para decorar un espacio en una ocasión especial; pero la verdad, en el día a día encuentro complicado tener flores reales de manera permanente en la casa ya que estas necesitan cuidado, además de que naturalmente las flores se marchitan después de un par de días. De las flores de plástico ni hablamos, la verdad me chocan.

Así que para no tener los floreros vacíos, creo que estas flores de estambre son la opción ideal para tener decorada la casa todo el año sin preocupaciones ni mantenimiento.

Lo único que se necesita es: estambre de los colores que prefieras (te recomiendo hacer de tres o cuatro colores complementarios; mis favoritos para esto son el rosa, coral, amarillo, blancomorado), tijeras, silicón o pegamento, y ramitas o alambre de jardinería para los tallos.

Dependiendo del tamaño que desees para la flor, usa los dedos de tu mano para enrollar el estambre (dos dedos para flores pequeñas y cuatro para flores grandes). No aprietes mucho tus dedos al enrollar.

El número de vueltas que le des al estambre definirá la densidad de la flor. Enrolla unas 50 veces para flores pequeñas, y hasta 125 veces para flores más grandes y compactas.

Al terminar de enrollar el estambre, quítalo con cuidado de tus dedos y corta. Después, corta otro pedazo de estambre de unos 15 centímetros y úsalo para amarrar por el centro el estambre enrollado. Una vez amarrado, comienza a cortar el estambre enrollado por las orillas.

Corta el exceso de estambre hasta que obtengas la forma que deseas, debe quedar como un pequeño pompón.

Para finalizar, coloca el tallo. Pon una gota de silicón en la ramita o alambre, pégalo a la flor y ¡listo! una bella flor súper fácil de hacer, que va perfecto con cualquier florero y puedes conservar por muchísimo tiempo.

Tengo ganas de hacer de todos los colores, para poder cambiarlas de vez en cuando y de acuerdo a la temporada. Parecen dalias o dientes de león, ¡me encantan!