Dolce & Gabbana y su escandaloso juicio por evadir impuestos

Peni

La conformidad es un problema para aquellos que no dan su mejor esfuerzo ni tienen metas como tal, porque siempre están conformes con lo que tienen, pero por otro lado la inconformidad también lo es, la ambición insaciable es uno de los problemas más grandes que tiene la sociedad actual, es la causa de que la riqueza mundial este dividida en un porcentaje muy pequeño de la población, lo cual a su vez es causa de la baja calidad de vida del ciudadano común.

A mi me encantan los lujos y tengo una fascinación por las marcas de diseñador, de hecho lamentablemente para mi, la mayoría de las cosas que me gustan son caras y espero algún día tener el dinero suficiente para cubrir esos lujos que me hacen tan feliz, pero en ningún momento pasa por mi cabeza el acaparamiento del dinero a expensas de la calidad de vida de otros ciudadanos, simplemente creo que no podría ser parte de algo así, al haber sido yo misma un «ciudadano más».

Para aquellos que no estaban enterados, los diseñadores Domenico Dolce y Stefano Gabbana, creadores de la prestigiosa firma italiana Dolce & Gabbana, han estado involucrados desde hace unos años en un «pequeño problema» legal debido a una evasión de impuestos de supuestamente 200 millones de euros cada uno, que se produjo al momento en que vendieron su marca D&G a Gado (una compañía de Luxenburgo).

El juicio comenzó hoy en Milán y se reporta que los famosos diseñadores enfrentan hasta cinco años en la cárcel si se comprueba la evasión. Esta no es la primera vez que los creativos italianos se han visto involucrados en problemas legales sobre este asunto, en el 2007 su firma fue investigada por fraude y evasión de impuestos, hasta que en el 2011 la demanda fue desechada y no tuvieron que presentarse en la corte en aquella oportunidad, pero este año se ha retomado la demanda ahora que la fiscalía italiana cuenta con más evidencias.

La acción que provocó todas las acusaciones fue la venta de su compañía en el 2004 por sólo 360 millones de euros, ya que luego fue comprobado por investigadores de la fiscalía que el valor real de la marca al momento de su venta era de 1.2 billones de euros. Gracias a la diferencia abismal entre la cantidad por la que fue vendida y el valor real de la marca los abogados del gobierno italiano alegan que esta venta fue un artilugio de parte de los diseñadores para pagar menos impuestos.

Apenas es el primer día de el juicio, por lo cual no se tienen muchos detalles, habrá que esperar para ver cual es la decisión que tomará el juez encargado.

Cuando tu compañía vale 1.2 BILLONES de Euros ¿Cuan ambicioso tienes que ser para querer evadir impuestos?, en serio.