La Catrina

Maria

La Catrina es uno de los disfraces más populares en estas épocas (y también uno de los más bonitos), pero no muchos conocemos la historia detrás de este personaje icónico mexicano.

Fue creada por artistas mexicanos para hacer una representación metafórica de la alta clase social  de México, que prevalecía antes de la Revolución Mexicana; como símbolo popular de la muerte, fue bautizada como tal por el muralista Diego Rivera, y aunque en sus obras encontramos constantemente representaciones de esta dama blanca elegante y delgada, no fue el primero en incluirla en su obra, ya que fue José Guadalupe Posada  el precursor de esta representación.

Las Catrinas también estuvieron acompañadas en los periódicos por las famosas calaveritas literarias; esos versos originalmente mexicanos escritos con el propósito de hacer burla a vivos y muertos.

La Catrina es representada como una mujer hermosa y con maquillaje colorido para hacer alusión a esa inevitable atracción de todos los vivos hacia ella. Algunas veces se representa  alegre, vestida de manera elaborada, con ganas de divertirse e incluso coqueta y seductora con los mortales. Otras, la encontramos “en los purititos huesos,” lista para llevarnos cuando menos lo esperamos.

Desde Diego Rivera y Frida Kahlo hasta artistas de talla internacional se han sentido inspirados por la intrigante belleza de este personaje, creando obras tan singulares como hermosas.

Su toque de misterio y su estética la han vuelto el disfraz más popular, no sólo en nuestro país, sino en varios lugares del mundo.

“Uno propone, dios dispone, llega la muerte y todo lo descompone”.