Uñas: Blanco y negro

Mell

Domingo otra vez y es tiempo de renovar mi manicure. Para hacerlo, esta vez encontré dos looks y aún no he decidido cual me pondré. Ambos son súper clásicos y elegantes basados en los colores más básicos: blanco  y negro, aunque lo bueno de estos looks es que puedes hacerlos con cualquier color que se te ocurra.

Blanco

Para un look romántico, esta es una versión no tan aburrida del manicure francés, con un toque diferente y original. Simplemente se añaden dos líneas de puntos por encima de la tradicional franja blanca. Simple, ¿no?

Necesitas un palillo, un buen color blanco para mani francés, y para finalizar un color rosa o durazno muy translucido.

Primero, asegúrate de que tus uñas estén bien limpias, ya que no se usa ningún brillo de base. Pinta la línea blanca del manicure francés directamente sobre tu uña. Puedes ayudarte con cinta o pasar una brocha con quitaesmalte en la orilla para que la línea quede bien recta.

Un poco arriba de la línea blanca, haz una fila de 5 puntos separados. Para que quede simétrico, te recomiendo pintar primero el punto del medio, y luego hacer dos a cada lado.

Ahora, entre esta línea de puntos y la franja blanca, dibuja otra línea, esta vez de 4 puntos alineados con los espacios de la primera línea que hiciste. No importa si estos se enciman un poco con la franja blanca, esto creará un efecto como de encaje.

Ahora, espera a que sequen los puntos y aplica una o dos capas de brillo o color traslúcido para proteger el diseño. ¡Y listo! Sencillo pero muy chic.

Negro

Uno de mis colores favoritos para vestir y para las uñas es el negro, ya que me parece que va con toda ocasión. Aquí una opción súper elegante.

Para esto necesitas un palillo, cinta adhesiva, tijeras o exacto y dos esmaltes negros, uno en mate y otro normal; o bien, un esmalte matificador para poner encima del negro común.

Primero, pinta todas tus uñas con el negro mate (o bien, aplica el esmalte negro y ponle el matificador encima.

Después, corta tiras delgadas de cinta adhesiva y colócalas sobre una de tus uñas. Pinta por encima de la cinta con el esmalte negro normal y deja secar. Esta puede ser tu uña acento, aunque si lo deseas puedes hacer todas las uñas de la misma manera.

Mientras seca, usa el palillo para poner puntos de diferentes tamaños con el esmalte negro brilloso en el resto de las uñas, al secar terminaran viéndose como pequeñas gotas.

Imágenes de The Beauty Department