¡Foto, foto!

Héctor Brindis

Me declaro una fanática de la fotografía; cuando el tiempo me lo permite y se me antoja me gusta mucho salir a la calle a capturar imágenes que temo no recordar en el futuro y prefiero congelar con mi cámara, pero generalmente guardo mis experimentos para mí.

El momento perfecto, las amigas, el atardecer en la ciudad, mi gato, las calles encharcadas, todas esas imágenes las absorbe mi cámara favorita, es digital, pequeña y práctica, cabe prefecto en el bolso, pero a veces el simple hecho de sacarla y guardarla, representan segundos preciados a la hora de capturar lo que quiero, así que para resolver este dilema una correa es lo más indicado para tenerla a la mano, pero ninguna como las de SFK, ahora sabrás por qué.

Funcionales, originales y lo más importante, con estas correas la cámara se vuelve un accesorio para dar un detalle ultra chic a cualquier outfit.

La autora de estos accesorios es Sarah Frances Kuhn, en su estudio de Brooklyn, Nueva York, hace cada pieza a mano.

Además según su sitio, SFK hace envíos a cualquier parte del mundo.