NYFW: Jason Wu, Kate Spade, Christian Siriano y Carolina Herrera

Héctor Brindis

Ayer fue el último día de la Semana de la Moda entre los rascacielos neoyorkinos, pero continuo enumerando mis colecciones favoritas en seguida.

Jason Wu

La fuente de inspiración del diseñador oriental fue el trabajo fotográfico de Helmut Newton y de Lillian Bassman, quien recién falleció a principios de este año.

Sobre la pasarela vimos vestidos vaporosos y transparentes que de acuerdo con Wu esta tela la utilizó para exaltar los acabados, pero sobre todo la belleza de la forma femenina, pues las piezas fueron rematadas con delgados “arneses” de cuero negro. Contrastaron a la perfección con los tonos blanco y crema, además del destellante coral que vimos a mitad del desfile.

Karlie Kloss hizo una aparición con un vestido de tul azul sin mangas digno de una fantasía.

En cuanto al maquillaje y peinado las modelos lucieron cejas gruesas y oscuras, labios rojo cereza, el cabello iba trenzado.

Por cierto, las zapatillas con transparencias siguen reinando en las colecciones, pues ya habíamos visto los botines de Marc Jacobs y en los pumps de Christian Louboutin. Me encantan.


Kate Spade

De los tonos oscuros pasamos a los colores brillantes propios del estilo de esta diseñadora, para quien los años sesenta fueron una pieza clave para inspirar su línea de primavera.

Amarillo, naranja, verde, azul, rosa, vibrantes y pasteles estuvieron presentes en los vestidos, blusas y faldas a la cintura que combinadas con camisetas blancas y con zapatillas y calcetas transparentes son elementos que evocan la década de los ochentas.

Lo dulce y femenino prevalece en las prendas, especialmente en los moños y flores que ocuparon un lugar especial en los estampados.
Mientras tanto la decoración en las uñas fue de acuerdo a los prints de las telas. En el maquillaje las sombras azules y las pestañas postizas fueron el centro de atención en el rostro.


Christian Siriano

Proyect Runway lo impulsó a la fama y el estadounidense ha logrado mantenerse en la mira gracias a sus creaciones. Esta vez las piezas en tonos pasteles y metálicos fueron las protagonistas.

Vestidos ligeros y transparentes caminaron junto a blusas y pantalones cortos en colores menta, marfil y rosa pálido, una gran atmósfera romántica y femenina despiden estas piezas, tal como lo ideó Siriano, quien señaló que su colección es suave, luminosa y dulce, inspirada por el ballet y por la pintura Three Ballet Dancers de Degas.

La elegancia de los vestidos no fue opacada por el maquillaje, el diseñador optó por lo minimalista y natural.


Carolina Herrera

Luminosa y ligera describen esta colección integrada por vestidos largos y cortos con mucho movimiento y ceñidos a la cintura, en la paleta que eligió la diseñadora figuró el blanco, azul, naranja, amarillo y glaciar.

Una vez más las transparencias estuvieron presentes dando el toque romántico, aunque en menor cantidad; pues predominaron los estampados abstractos –como si hubiera pintado sobre ellos trazos al azar- completaron los vestidos ideales para una mujer más madura y experimentada.

Labios naturales y smooky eyes conformaron todo el maquillaje, en tanto que el cabello y fue lacio peinado hacia atrás dejando la frente al descubierto, un look muy fresco y sin complicaciones.



Me fascinaron, ¿cuál fue tu favorita?