Unas fabulosas vacaciones de verano en Mónaco

Peni

Esta es la historia de la ganadora de las sandalias Reef:

Sandalias Reef Gypsy Love

Mis recuerdos del mar son fugaces y lejanos, hace tanto que mis pies no tocan la suave y caliente arena de la playa, o que mi cuerpo no se sumerge en la inmensidad del mar, tan temerario y tan acogedor al mismo tiempo. Y es que por supuesto que cuando piensas en verano lo primero que viene a tu mente es la playa, castillos de arena, niños corriendo, bebidas tropicales con adornos de frutas y  ostras y mariscos, debe ser por eso que dicen que en el mar la vida es más sabrosa.

Las vacaciones en el mar son geniales pero como todo para que sea fabuloso debe de comenzar con una gran salida de compras, Chanel, Marc Jacobs y Versace serían las tiendas que no me perdería por ninguna razón, sus colecciones de verano fueron exquisitas por decir lo mínimo.

Una vez que tenga el outfit perfecto lo demás sería fácil, como destino paradisíaco elegiría la riviera francesa, exactamente en Mónaco, hogar de la realeza, donde todos los socialites van a relajarse y a escapar de el agobiante ritmo de las grandes capitales, ¿acaso existe algo más soñado que eso?.

Mi plan diario sería despertar temprano y tomar el sol todo el día mientras disfruto de una deliciosa y refrescante piña colada, alternado con unos chapuzones ocasionales en el hermoso mar francés. En la noche me pondría mi mejor outfit, probablemente de color blanco porque éste hace resaltar el bronceado, e iría primero a una cena cocktail en la playa a la luz de la luna y luego a unas divertidas apuestas en el famoso Casino Monte Carlo de Mónaco, esperando encontrarme a cualquiera de los hijos de Carolina de Mónaco.

Las únicas reglas que tendría en mi viaje serían comer mariscos y pescados hasta más no poder y usar mucho protector solar para evitar cualquier daño a mi piel y poder lucir un bronceado impecable y saludable cuando esté de regreso en la ciudad.

Lola Cremoni.